Estudiar en Japón


Publicado el 14/05/2018 en Comunidad universitaria

Tomás Romero está cursando su último año de Administración de Empresas. Hace tres meses que vive en Tokio porque aplicó para hacer un intercambio en la Universidad de Sophia. Previamente cursó un mes en la Universidad de Nanzan (Nagoya) y allí participó de un curso de lengua y cultura japonesa, todo esto en el marco del Latin American Program, financiado por el gobierno de Japón y las universidades mencionadas.  Desde allá nos cuenta cómo son sus días y comparte su experiencia de vivir y estudiar en la ciudad más poblada del mundo.

- ¿Qué estás estudiando en Japón?

- Realicé un curso intensivo de japonés durante el primer mes en la ciudad de Nagoya y después me trasladé a la ciudad de Tokyo para cursar materias de la carrera Administración de empresas  pero también de otras para seguir estudiando japonés. Actualmente, las materias que curso son Japanesse Civilization Development, Presentations Skills, Migration and Coexistence, Comparative literature between Japan and Latin America, Human Resourses in Japan.

- ¿Por qué te interesó estudiar en ese país?

 Siempre me interesé por viajar a distintos países y me pareció que venir a Japón era una gran oportunidad para conocer una cultura tan distinta a la nuestra. Me interesó conocer su orden, su limpieza y su cultura de trabajo. 

- Contanos cómo es un día tuyo allá

- Un día cotidiano en la ciudad de Tokyo es levantarme a las 7 de la mañana y tomarme un tren a la estación más transcurrida del mundo (720.000 personas  pasan por ahí cada día).  Después tomo otro tren a la Universidad. Es muy común ir apretado durante los horarios picos y hasta los policías o agentes que trabajan en la línea del tren empujan para que entre la gente, pero son trenes muy limpios, con aire condicionado por lo que no lo hace un viaje molesto. 

Yo curso tres veces a la semana entre tres a cinco horas por día, por eso tengo la posibilidad de salir a conocer  Tokyo que es una ciudad llena de vida. Durante los fines de semana suelo trabajar ofreciendo guías turística y servicios de fotografía y cuando no trabajo aprovecho para viajar a las distintas ciudades de Japón para recorrer  sus templos, montañas y museos, como el de Hiroshima.

- ¿Hay algo que te haya llamado la atención?

- Me llamó mucho la atención el sistema educativo primario de Japón, el cual se ve luego reflejado en la vida cotidiana de los japoneses. Cabe destacar que el sistema educativo japonés es el segundo mejor del mundo luego de Singapur. Durante el primario, los chicos almuerzan en el aula. Organizan con sus bancos mesas grandes para comer todos juntos. Una persona trae una olla con la comida del día y ellos mismos se distribuyen las actividades tales: distribuir la comida en los distintos platos, servirla, llevar el pan a cada mesa, así todos tienen distintas tareas. Después de comer, entre todos levantan la mesa, acomodan y limpian el aula con escoba y trapeador. Esto les enseña a ser serviciales desde chiquitos ya que todos realizan las mismas tareas. De adultos, la mayoría intenta colaborar ante cualquier situación y entregan su tiempo para ayudarte ya sea para algo insignificante o algo importante.

- ¿Qué podes contarnos sobre los jóvenes japoneses?

- Algo muy común de los jóvenes de Japón es pertenecer a algún club. Hay más de 150 y son muy variados. Hay de fúttbol, lacrosse, baseball, fotografía, hiking, hasta cursos de ceremonia de té, entre otros. La mayoría de los alumnos de las universidades pertenecen a alguno de ellos porque es con quienes socializarán y realizarán sus programas. Muchos de esos clubes requieren la presencia, entrenamientos o trabajos seis veces a la semana por lo que toma mucho tiempo de su vida personal. También es muy común que tomen un trabajo part-time porque la vida en Tokyo es muy cara y con esa plata podrán pagar los clubes y los programas.  

En cuanto a la universidad, los japoneses  dedican mucho tiempo a las tareas y trabajos prácticos mientras que en Argentina ese tiempo es dedicado al estudio y, generalmente, durante la fecha de parciales. Esto hace que en Japón se estudie durante todo el año mientras que en nuestro país solamente se estudia en época de finales y parciales.

- ¿Qué podes decirnos brevemente de esa cultura?

- La cultura japonesa es reconocida en el mundo por su orden, limpieza y sus empresas, admiradas. Pero luego de haber conocido un poco más, los trabajadores viven muy estresados porque realizan trabajos extras que a veces no son bien remunerados. De todas maneras, se toman muy en serio su trabajo por lo que cualquier tarea va a querer cumplirse lo más rápido posible. Esto se puede ver como algo muy positivo, es una de las economías más grandes del mundo (dentro del top five mundial), pero también es cierto que existe un alto nivel de estrés. Esto lleva a priorizar el trabajo antes que la familia, lo que no permite generar un vínculo familiar fuerte, que algo que es algo muy apreciado en países de América Latina.

- ¿En qué pensas que aporta esta experiencia a tu futura vida profesional?

- Creo que cualquier experiencia realizada en el exterior te proporciona un plus en la vida personal y profesional. El sumergirse en una cultura distinta a la nuestra nos permite conocer valores y culturas distintas, lo que luego en la vida profesional nos permitirá aceptar más los cambios y no nos estructuraremos con una sola cosa. El conocer gente de todo el mundo te beneficia en muchos sentidos ya que te proporciona contactos a través del mundo pero también conocer experiencias personales de cada persona en su propio país y obtener lo mejor de cada lugar. 

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn