Un mate en Estados Unidos


Publicado el 19/09/2019 en Egresados

Virginia Solis estudió Administración de Empresas en nuestra Universidad, y realizó su doble titulación en Francia. Al finalizar su carrera viajó para cursar un Master in Global Entrepreneurial Management. El programa comenzó en la Escuela de Negocios IQS en Barcelona y continuó en Fu Jen Catholic University en Taipéi, Taiwán, para finalizar en la University of San Francisco, Estados Unidos.

Hoy trabaja en materializar el proyecto final de su carrera de posgrado. Se trata una plataforma de e-commerce de yerba mate para el público estadounidense, a través de un modelo de suscripción.

 ¿Cómo llegaste a plantearte este proyecto?

Con Lina Le, una de mis compañeras en EE.UU. de la maestría, realizamos el proyecto final basado en el mate. Al principio pensábamos abrir allí un bar especializado en este producto, pero luego mutó a la venta de todo lo relacionado a la yerba mate a través suscripción online. La idea no es venderlo entre los consumidores habituales sino a los estadounidenses, para transmitirles los beneficios del mate en cuanto a energía saludable y como un alimento que no tiene ningún aditivo.

¿Cómo iniciaron el proyecto y en qué etapa están actualmente?

En agosto del año pasado me fui a Misiones para conocer bien el circuito de productores y luego viajé a EE.UU. para hacer el testeo de mercado. Después volví a la Argentina para reestablecer vínculos y ocuparme de toda la parte administrativa de crear la empresa y exportar, etc. Lleva mucho tiempo poder poner en marcha todo esto.

Ahora ya estamos en la etapa de lanzamiento que haremos en los próximos días a través de una campaña de crowdfunding. Esto calculamos que será durante un mes, y luego abriremos las suscripciones a través de nuestra página web drinkmatera.com.

¿Y cómo resultó el testeo de mercado?

Después del testeo de mercado hubo que adaptar la idea inicial a los usos y costumbres de allá. Por ejemplo, ellos manifestaban no querer cargar todos los implementos (termo, mate, bombilla) sino algo más práctico y cómodo para llevar. Así, decidimos que lo primero que recibirá la persona que se suscribe es un termo con un infusor y paquetitos de medio kilo para cada uso. Después, le enviaremos la cantidad de bolsitas de acuerdo al consumo que tenga.

Tenemos nuestra propia marca: Matera. La yerba ya se está exportando. El termo se hizo en China y ya lo tenemos en EEUU. También tenemos pensado hacer blends con yerbas de distintos tipos y sabores. 

Después la idea es abrir un bar especializado o asociarnos con alguien que ya tenga uno.


Virginia Solís, graduada de la Universidad y cofundadora de Matera.

¿Por qué lo hacen a través de suscripción?

Allá se usa mucho que las personas se suscriban a algo y que les llegue todos los meses. Desde dentífrico hasta frutas y verduras. En mi caso, cuando terminé el posgrado trabajé un tiempo en EE.UU. y estuve haciendo venta de una suscripción de un producto de estas características para una startup. Lo que hacíamos era ir a los eventos y hablar de los productos y la gente se va suscribiendo.

Cambiando de tema, ¿podés contarnos algo de tu experiencia de intercambio en Francia?

Sí, yo elegí Francia pero la Católica también me daba la posibilidad de ir a Alemania para la doble titulación. Me fui con otras dos compañeras desde mitad de cuarto hasta mitad de quinto año. Fue en Montpellier y cursamos con gente de todos lados. En mi caso, fui sin saber nada de francés y aprendí conversando con la gente de allí.

Cursé en una escuela de negocios y me pareció muy actual y muy interesante la mirada que ofrecen sobre el contexto europeo.

¿Y cómo fue tu experiencia con el posgrado?

Como era sobre negocio global, el posgrado comenzaba en Barcelona, donde estuve cuatro meses, seguía en Asia, concretamente en Taipei, y terminaba en San Francisco, EE.UU. En el curso había gente de todos lados: África, EEUU, Brasil, Venezuela, China, Taiwán, Tailandia, y varios europeos y asiáticos. Éramos 40 de diferentes lugares y profesiones. 

En Taiwán pude aprender algo del idioma, pero muy poquito. De ese lugar, destacaría la seguridad, los alimentos y las costumbres. En EE.UU. estuve más cómoda porque conocía el idioma así que pude hacer muchos más vínculos y, de hecho, trabajé un tiempo en esta empresa que te comenté.

Llevaba el mate a clases y era la única de Argentina. Al final del curso muchos de mis compañeros ya se prendían a tomarlo.

  graduados     Virgina Solis     Administración de Empresas     intercambio     Facultad de Ciencias Económicas y de Administración     negocios     emprendedurismo     mate     Francia     Matera     e-commerce     Estados Unidos  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn