CORONAVIRUS:  Información actualizada, medidas y contactos.  


La amenaza del Estado Islámico

La amenaza del Estado Islámico

Publicado el 19/11/2015 en Especial La paz bajo amenaza

Por Emilio Alejandro Rufail
Docente de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales y Especialista en estudios Árabes, Americanos-Árabes e Islámicos; en Medio Oriente  y África del Norte; y en Seguridad Internacional. 

Los recientes ataques en París han demostrado que el accionar del grupo Estado Islámico (EI) no se limita solo a Medio Oriente, donde ha obtenido control territorial gracias al caos que reina en Siria y a la debilidad política y militar del gobierno de Irak, sino que se proyecta al resto del mundo, árabe en particular pero también sobre el mundo islámico, es decir lugares en donde numerosos grupos islámicos radicalizados le han declarado su fidelidad.

Dicha organización está dispuesta a extender sus acciones a aquellos países que forman parte de la Coalición Internacional, liderada por los Estados Unidos, de la cual Francia es parte, y que representan una amenaza cierta a la existencia del llamado “Califato”.

El EI controla territorio, posee recursos financieros, petróleo, una apreciable cantidad de armamentos, células dispersas en un gran número de países y numerosos seguidores no solo en la región sino también llegados de todas partes del mundo, los que han sido llamados combatientes terroristas extranjeros.

Francia había atacado recientemente, por su cuenta, objetivos del EI en Siria, lo que, a juicio de varios analistas, podría ser el origen del raid terrorista en las calles de la capital francesa.

Con respecto a América Latina, aunque los ecos del conflicto parecen más lejanos es necesario remarcar que ningún país y ninguna región del planeta son inmunes a esta amenaza. Los miembros del EI podrían aprovecharse de ciertas debilidades de la seguridad en la región para atacar intereses de países de la coalición antes mencionada, principalmente de los Estados Unidos.

Creo que existe una gran hipocresía con respecto a este grupo que creció a la sombra de cierto apoyo de algunos países de Occidente y de Arabia Saudita, con la misión de derrocar al Gobierno sirio de Bashar Al Assad sin emplear sus propias tropas. También han devaluado su interés en la región debido a su compleja inestabilidad -demostrando un fracaso rotundo en su participación en los conflictos de Afganistán e Irak- y a la baja del precio del petróleo, lo cual le ha restado importancia estratégica.

Estados Unidos y Francia también han cometido un error que se repite desde el pasado, y es no entender que estos grupos, como antes sucedió con los talibanes, tienen una agenda propia, que nunca se alinearán por completo a los intereses de terceros. Eso es lo que estamos viendo.

A la vista de los sucesos que nos ocupan, los estrategas occidentales deberían revisar su relación de costos-beneficios a la hora de actuar en esta región del mundo, ya que por lo visto las consecuencias de sus acciones u omisiones siempre resultan costosas, no sólo para ellos, sino también para la comunidad internacional en su conjunto. Los ataques de París han sido una muestra cabal de ello.

Si Rusia no hubiera comenzado sus operaciones contra el EI, afectando cierto juego estratégico en la región, la coalición internacional hubiera seguido dilatando una acción concreta contra este grupo, que desde hace bastante tiempo se ha convertido en una amenaza real, el cual ya no sólo practica terrorismo en un sentido más estricto, como en París, sino que también, y al igual que los Estados debidamente conformados, viene practicando un genocidio contra las minorías que habitan los territorios bajo su control. Entre ellos cristianos, yazidíes, kurdos, chiítas y contra todos aquellos, incluso musulmanes sunitas como ellos, que se oponen a sus prácticas criminales.

El Estado Islámico dejó de ser una amenaza para Europa para convertirse en una realidad, no sólo atacando París sino también amenazando con golpear otros objetivos europeos.

 Del mismo autor podés leér también El terrorismo global y la amenaza del Estado Islámico.

  siria     ei     testimonios     isis     estado islámico     la paz bajo amenaza     estados unidos     rusia     emilio rufaíl     violencia mundial     reflexiones     francia     terrorismo     análisis  

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn