Noticias UCC

Empresas familiares

Publicado el 30/05/2018 en Administración y Economía

Una de las principales características que presenta la empresa familiar es su capacidad de enfrentar retos y desafíos. El hecho de ser familiar, es una de las primordiales ventajas competitivas de este tipo de organizaciones.

Las compañías familiares, a diferencia de las demás organizaciones, son poseedoras de características únicas. Conforme a la teoría de la complejidad, esta agrupación presenta un grado mayor de sofisticación en sus componentes, transformándolas en entes únicos y con cualidades muy peculiares. Acorde a esta teoría, los sistemas complejos están dotados de mejores recursos para adecuarse a entornos cuyas variables no son constantes, permitiéndoles enfrentar contextos con un alto nivel de incertidumbre. Este cambio adaptativo es posible a través de la dinámica intrínseca que implica el binomio empresa-familia, el cual les facilita auto-organizarse, adaptarse a los cambios y seguir incorporando nuevos aprendizajes.

Desde el punto de vista de la teoría de los recursos y capacidades, este tipo de organizaciones están suficientemente dotadas de intangibles específicos, que derivan de la confluencia del sistema empresa- familia, generando capacidades propias, inimitables y específicas de la familia empresaria; todo lo cual despierta un especial interés para su análisis.

Estas cualidades reflejan una ventaja competitiva inigualable con el resto de las organizaciones, en virtud de que son capaces de crear condiciones favorables que generan innovaciones en los diversos aspectos de la agrupación, permitiendo lograr una mayor adaptabilidad al entorno y así incrementar el potencial para afrontar la complejidad del medio en el que actúan.

Ventajas competitivas

Cabe destacar que este tipo de compañías, a lo largo de su historia, se ven obligadas a enfrentar situaciones de variada índole, como momentos prósperos, de estabilidad o  de adversidad. Entre estas últimas podemos nombrar aquéllas que se desprenden del propio giro del negocio, las que provienen del entorno en el cual están inmersas, como así también las que devienen de las particulares relaciones familiares. Todas ellas, ya sea de forma directa o indirecta, sin lugar a dudas impactarán en el destino de la organización.

Esta tipología de agrupaciones, con fuerte influencia familiar, tiende a apostar el cumplimento de objetivos a largo plazo, creando e implementando estrategias generadoras de alto valor, sobreponiéndose a cualquier tipo de obstáculos que se les pueda presentar. Esta capacidad que ostentan las empresas familiares, se debe en gran medida a un componente altamente afectivo y de pertenencia.

Algunas de las particularidades comunes que presentan estas organizaciones que  posibilitan potenciar sus cualidades, son:

 Enfoque estratégico a largo plazo.
La continuidad en el tiempo deriva del valor afecto por el negocio. La empresa es percibida por la familia como un legado a transmitirse a las siguientes generaciones.

 Rapidez en la toma de decisiones.
La capacidad de adaptabilidad y supervivencia genera cimientos más sólidos para enfrentar el futuro.

 Imagen positiva.
El entorno percibe que está formada por una familia empresaria unida por sus valores, visión, cultura y tradición.

 Propio know how.
Su peculiar manera de “hacer las cosas” establecen normas únicas e inimitables.

 Clima laboral amigable.
Disfrutan de cierta informalidad que hace posible que puedan expresar sus ideas, ser escuchados, posibilitando mejoras altamente creativas.

 Capacidad de autofinanciamiento.
Permite sobreponerse a las dificultades financieras, explorando y aprovechando nuevos espacios para generar negocios.

 Rápida respuesta a las circunstancias del entorno.
Se adaptan a los acontecimientos, fructificando las oportunidades y sorteando los obstáculos.

 Visión hacia el futuro.
Su política de austeridad y sacrificio, contribuyen a su estabilidad y crecimiento en el mercado.

Poner énfasis en los valores, cualidades, compartiéndolos y transmitiéndolos a las nuevas generaciones, constituyen las tareas vitales a las que se enfrentan las familias empresarias. En mi experiencia profesional con estas agrupaciones, he podido advertir su habilidad para sortear todo tipo de obstáculos. Es que estas organizaciones constituyen una ventaja competitiva insuperable e inimitable propia de la empresa familiar.


Por María de los Ángeles Lucero Bringas, Directora de nuestro Centro de la Empresa Familiar (CEF UCC)

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn