CORONAVIRUS:  Información actualizada, medidas y contactos.  

Novedades

Sociedad de consumo y adicciones

Publicado el 01/10/2015 en Comunidad universitaria

El 22 de octubre se dictó una charla sobre problemáticas adictivas y sociedad de consumo organizada por nuestras áreas de Pastoral y Formación. La misma, que se repitió en el Campus, estuvo a cargo del P. Fernando Cervera sj, asesor pastoral de nuestra Facultad de Filosofía y Humanidades y de nuestra Escuela de Negocios, el ICDA. El encuentro, al que asistieron alumnos, profesores e interesados del público en general (algunos de los cuales trabajan en el campo de la prevención) apuntó a dilucidar si en esta sociedad de consumo somos propensos a tener formas de pensar y de actuar pro-adictivas.

Cervera advirtió que todos tenemos conductas inadvertidas que tienen que ver con la sociedad de consumo (SC) y a partir de la proyección de algunos videos publicitarios fue proponiendo, a lo largo de su charla, hacer algunas reflexiones. Estas fueron algunas:

 Entretenimiento. Afirmó que la inmediatez atrae y atrae porque entretiene, y que los productos que se publicitan están ligados con este mundo del entretenimiento. Que el objetivo no es tanto vender sino lograr que se siga consumiendo a partir de la premisa de que consumir tiene que ver con éxito, con progreso. Entonces se apunta a esos temas que le interesa a la sociedad como poder, sexo, belleza, etc.

 Hiperconsumismo. Esta situación que se instala a partir de los ´80 hace referencia a ir más allá del consumo en sí sino de lograr la continuidad de ese consumo. Actualmente se suman nuevos medios para llegar a través de canales más directos: redes sociales, teléfono, etc.

 La primera conducta adictiva es no hablar. Explicó que la palabra adicción es justamente no (a) hablar (dicción). Explicó que a la influencia del hiperconsumismo la vivimos de diferentes maneras y nuestra reacción depende de varias cuestiones como los problemas que pueda tener y los recursos que tengo a la hora de enfrentar esos problemas, que no necesariamente deben ser graves. De hecho hizo hincapié en cuestiones cotidianas porque existe una presencia de la SC en lo cotidiano y el problema es que pasa desapercibido. Lo ejemplificó con situaciones diarias en las que muchas veces no hablamos de los temas que nos preocupan, desde los  más pequeños como la vergüenza, la timidez y ciertos miedos, hasta los más graves. Todo pasa por el “cómo se te ve” (más flaca, más lindo) y esto genera que lo que importe sea que me crean lo que digo aunque no sea verdad; y, por otro lado, para no hablar de lo que me pasa busco entretenerme.

 Compensación. Otra palabra que asoció con la SC. Se refirió a esas situaciones recurrentes de pensar que cuando tenga el celu nuevo o haga tal viaje me voy a sentir mejor. La SC nos ofrece mucho y a veces no sabemos manejar lo que tenemos y si no lo tenemos, lo queremos. Lo ejemplificó con cómo nos cuesta no gastar el dinero que tenemos ante tentaciones como descuentos o góndolas estratégicamente ubicadas en un supermercado.

 Sensaciones. A partir de un video publicitario de una marca de dispositivos electrónicos en el que se ve a jóvenes cómodos, alegres, entretenidos y conectados con sus celulares y tablets subrayó que corremos el riesgo de que a veces corremos el riesgo de que ciertas cuestiones queden solo en la sensación, que no sea algo verdadero. Y, por otro lado, este tipo de publicidades apelan no solo a la necesidad sino a la sensación de que exista esa necesidad.

 Zona de riesgo. Habló de tres factores que favorecen la reactividad y los círculos compulsivos, y que hacen que se instalen como necesidad. El primero es la vulnerabilidad personal y socio familiar, siendo los más graves el abandono y el abuso sexual, físico o psicológico. Otro factor es cuando la práctica de cierta actividad o el consumo de cierta sustancia o alimento, o determinado objeto se torna necesario o imperioso. Y el tercero es la imposibilidad de control, lo cual hace referencia a esa dependencia que a veces creemos poder controlar pero que en realidad nos controla a nosotros.

 Importancia de la comunidad. Entendida como un grupo de pertenencia como amigos, familia o equipo de deporte, etc., remarcó la necesidad de acudir a ella para tomar distancia de lo que nos  enferma o hace mal y poder hablar.

Invitó a todos los que quieran continuar con estos encuentros y/o proponer algunos temas o actividades a contactarse a [email protected].

Comunidad UCC

Facebook Twitter Youtube Instagram LinkedIn